martes, 2 de agosto de 2011

Hoy se conmemora el 2 de Agosto de 1810

***SNN



EL COMERCIO*

5 escenarios guardan recuerdos de la masacre del 2 de Agosto


Al menos 300 personas fallecieron a manos del Ejército realista, casi un año después del Primer Grito de la Independencia.


Los patriotas que dieron los primeros pasos hacia lograr la libertad de la nación fueron cruelmente asesinados en cuarteles, calles, casas y plazas.


Sus restos fueron depositados en las criptas de conventos como el de San Francisco o el de San Agustín. Aunque el temor reinó en la ciudad por un tiempo luego de la masacre, los ideales de estas personas se convirtieron en la semilla que culminó con la independencia definitiva.


En un recorrido por calles del Centro Histórico, como la Espejo, la García Moreno, la Guayaquil o la Rocafuerte, se pueden visitar los sitios que fueron escenarios de este acontecimiento.


Masacre del 2 de Agosto


U. Santo Tomás

Refugio de los rebeldes


El complejo arquitectónico que hoy es el Centro Cultural Metropolitano (CCM) tuvo varias funciones. Según Patricio Guerra, historiador del CCM, fue centro de formación y de residencia de jesuitas (siglo XVI ).


Luego pasó a ser la Universidad San Gregorio, en 1777.


Según escritos del historiador Mariano Torrente, de allí como de El Sagrario salieron los insurgentes el 2 de Agosto de 1810.


Ellos intentaban liberar a los patriotas que estaban presos, luego del Primer Grito de la Independencia, el 10 de Agosto de 1809. Fue además sede del Municipio, biblioteca y la Real Fábrica de Tabaco.


Casa de M. Cañizares

Despacho El Sagrario


Diagonal al Palacio de Carondelet está uno de los lugares donde se gestó el Primer Grito de la Independencia. Se trata de la casa donde funciona el Despacho Parroquial de la Iglesia de El Sagrario, auxiliar de La Catedral.


En una parte de esta casa vivió Manuela Cañizares y fue donde los patriotas se reunieron en varias ocasiones, principalmente el 9 y 10 de agosto
de 1809.


Según el libro 'Quito luz de América', de Manuel de Guzmán P., Cañizares era la mujer fuerte de la revolución. Ahora, además del despacho parroquial, allí hay dos locales comerciales en los bajos y en su muro, una placa conmemorativa.


Cuartel Real

La cárcel de los próceres


Unas 82 personas fueron apresadas, tras los acontecimientos del 10 de Agosto de 1809, según 'La lucha por la independencia', de Plutarco Naranjo. En el Cuartel Real de Lima, luego de que las tropas realistas retomaran el poder, se inició una masacre que duró dos días.


Dentro de este cuartel fue asesinado, entre otros patriotas, Manuel Quiroga, quien en ese momento recibía la visita de su hija.


Allí está desde 1970 el museo Alberto Mena Caamaño, que recrea con figuras de cera la masacre a los próceres. Hay otras salas.


Convento San Agustín

El inicio y el fin


El sitio es un importante escenario del proceso independentista. Marcó el inicio, porque el 16 de agosto de 1809 en su Sala Capitular se firmó el acta de la Junta de Gobierno, bajo el liderazgo de Juan Pío Montúfar y el Marqués de Selva Alegre.


Pero además, en este mismo convento se encuentran sepultados los restos de varios patriotas que fueron asesinados por soldados realistas, el 2 de Agosto de 1810.


Tanto la Sala Capitular como la cripta de los patriotas forman parte del Patrimonio Cultural e Histórico de Quito y reciben a diario la visita de turistas nacionales y extranjeros.


H. San Juan De Dios

El dolor de los heridos


Diversos relatos históricos coinciden en que en la masacre del 2 y 3 agosto de 1810 fallecieron unos 300 quiteños.


Luego de que los soldados mataron a los presos por el proceso del 10 de Agosto de 1809, asesinaron a otros quiteños en las calles y en los hogares. En esa época, el San Juan de Dios era el principal hospital de la ciudad. Los religiosos betlemitas recibieron a los heridos.


En esta, que fue la primera construcción civil de Quito, funciona desde 1998 el Museo de la Ciudad. Allí estuvo el Hospital Militar y Solca hasta 1954. En 1994, el ex Banco Central inició su restauración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada