jueves, 8 de noviembre de 2012

Video vincularía a policía con la muerte de hincha de Barcelona

***SNN



 
Tomas de video aficionado (3).Tomas de video aficionado (3).

George Michael Murillo León yace en el piso. Bajo su cabeza, sangre. Sobre su frente la camiseta de Barcelona. Le tapan una herida mortal. A su lado un compañero que llora impotente.



Que grita. Que aprieta el puño. Arenita se muere. Unos piden una ambulancia. Otros gritan: “Asesinos, malditos asesinos”. Se dirigen a un grupo de policías. Al menos veinte. Los increpan. Los señalan. Los acusan de ser los autores del disparo que le está quitando la vida al hincha de 20 años al que la bala le había atravesado el cráneo.


No hay nadie de Emelec. La hinchada barcelonista reclama a la policía por su amigo caído. Hay cruce de palabras. De insultos. De dedos que señalan. De gargantas que gritan: Asesinos, malditos asesinos. De lágrimas que humedecen mejillas. De impotencia. De ira. De indignación. Hay dos patrulleros. Pero ningún policía auxilia a la víctima.



Llegan motorizados: uno recoge los casquillos. Le reclaman, pero se marchan. Nadie presta auxilio, pese a que unos lo imploran. La acusación de los hinchas se torna intensa. Irreverente. La policía no logra controlarlos. Retrocede. Se va.


Es un video de 1m54s. Lo grabó un aficionado. Salió ayer a la luz. Y en su presentación ¬durante una rueda de prensa¬ un joven de 20 años, quien había permanecido como testigo protegido desde el pasado domingo, se retractó de lo que había dicho. No involucró al emelecista Byron Velásquez Briones. Dijo que no podía culpar a Lagartija de la muerte de su amigo. Que declaró bajo presión.



Que el día del ataque criminal a Arenita sobre el puente de la Unidad Nacional, en Durán, solo hubo barcelonistas y personal policial. Que no hubo enfrentamientos con la barra millonaria. Que del insulto a varios metros de distancia no pasaron.



Video tomado de Teleamazonas


“Fue un momento de nerviosismo y miedo, porque quería encontrar algún responsable por la muerte de mi amigo fallecido. Lo que hizo mi otro amigo (refiriéndose a un testigo adolescente) es culparlo a él (Lagartija ) y dijo que él era. Entonces, nosotros pensamos que por medio de él podríamos tratar de encontrar a quien realmente disparó, pero él no estuvo ahí”, expresó el joven algo nervioso y triste por la muerte de George Michael, a quien llamaban de cariño Arenita.


Contó, además, que después del hecho, él y el otro testigo protegido (ambos hinchas toreros) estuvieron hasta al menos las 02:00 en la Policía Judicial del Guayas. “Ellos (refiriéndose a uniformados) dijeron que no nos iban a dejar salir de ahí si no declarábamos. Teníamos que declarar.



Fue un momento de desesperación. Uno jamás se va a imaginar que era un policía porque ellos están para cuidarnos a nosotros. Mi compañero (otro testigo) pensó que era un emelecista, eso fue lo primero que pensó”, explicó el testigo.



Héctor Vanegas, quien asesora a los hinchas por agresiones sufridas minutos después del ataque criminal contra Murillo, criticó que uniformados hayan recogido los casquillos percutados de la calzada del puente.



“Los casquillos se los han llevado. Se debe tratar de identificar quién recogió las pruebas y si se las entregan ahora ya son pruebas manchadas”, dijo, e indicó que entregará más datos.


Varios hinchas barcelonistas, que también fueron testigos del suceso lamentaron que el joven no haya tenido atención oportuna. “A pesar de que hay un carro policial, no veo el esfuerzo de cogerlo, por embarcarlo y llevarlo a un hospital. La ambulancia llega 25 minutos después del hecho; y esto hay que considerarlo porque ante un herido la obligación es darle el auxilio inmediato”, expresó Vanegas.


Además, manifestó que en una de las versiones que consta en el proceso, se señala como autor del disparo a un uniformado. “No lo digo yo, lo dice una versión del proceso... Quien podría ser el autor, quien podría haber disparado pudo ser un policía”, comentó con los documentos del expediente.


Dos integrantes de la Sur Oscura, cuya identidad protegemos, aseguraron que no se enfrentaron con azules. “El puente es largo, estaban (los azules) al otro lado. No fue un enfrentamiento entre barras. Hubo un conflicto con la Policía por la muerte de nuestro amigo. Si supiéramos que él (Lagartija) fuera culpable seríamos los primeros en condenarlo”, dijo un líder de la barra amarilla.


Tomas de video aficionado

1. George Michael Murillo León ha caído con un tiro en la frente. Unos hinchas gritan: “Llama la ambulancia”. La policía no escucha. Los hinchas insultan. Un gendarme saca su arma, apunta a los hinchas y dispara al aire ante los gritos de: “Asesinos, asesinos...”, “tú lo mataste...”; “...ustedes lo mataron...”.


2. Mientras el otro policía guarda su arma, un grupo de hinchas increpa a este uniformado que se ha acercado al patrullero. Ante los gritos de “tú lo mataste, tú lo mataste, maldito, maldito...”, se retira. Pero le siguen gritando: “Tú lo disparaste, maldito..., tú lo disparaste...; “maldito h...; ustedes lo mataron”.


3. Mientras los gritos de “asesinos, ustedes lo mataron” seguían, aparece un policía motorizado a pie. Recoge casquillos que han quedado sobre el asfalto. “Presta el casquillo, suelta el casquillo...”, gritan; y ante la embestida de hinchas que indignados reclamaban por el disparo criminal, la policía retrocede.



Reacción: Sobre el hechoN. N.
INTEGRANTE DE LA SUR OSCURA
“No fue enfrentamiento de barras. Hubo un conflicto con la policía por la muerte de nuestro amigo”.





Fuente: EL UNIVERSO*


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada